Cuidados y mantenimiento.

Suculentas y Cactáceas

MANTENIMIENTO Si cuidas apropiadamente tu Extraterrarium las plantas crecerán apropiadamente consiguiendo una belleza aún mayor. Sin embargo debido a que las plantas tendrán un espacio limitado para crecer es necesario inhibir el crecimiento natural de la planta para que no crezca desmesuradamente, esto se puede hacer en la mayoría de las plantas recortando y podando con cuidado las puntas de crecimiento. Este recorte también promoverá el crecimiento de brotes laterales aumentando la espesura y belleza de tus plantas. También es importante eliminar cualquier parte de las plantas que muestren signos de enfermedad u hongo para que no contagie al resto de plantas sanas. Por la misma razón nunca dejes hojas muertas u otras partes de las plantas en el fondo de tu Extraterrarium. Si la planta crece mucho es mejor trasplantarla para que pueda continuar su evolución e introducir plantas nuevas. Extraterrarium dispone de un servicio de trasplante.

Tillandsias

LUZ Y UBICACIÓN Las Tillandsias deben ubicarse donde vayan a recibir una la luz solar indirecta brillante o bajo la iluminación del hogar.
RIEGO Y FERTILIZACIÓN Para regar estas plantas se recomienda como media dejarlas en remojo en un baño de agua durante unos minutos una vez en semana. Después, hay que agitar suavemente las plantas para eliminar el exceso de agua de la base y las hojas, y dejar reposar en un área con suficiente circulación de aire para que puedan secarse completamente, si no se seca bien y se introduce de nuevo en el Extraterrarium podría correr el riesgo de pudrirse, así que asegúrate de que tu plantita queda seca. Trata de nebulizar con un poco de agua varias veces a la semana para aumentar el nivel de humedad de tu Tillandsia, sobre todo si el calor es excesivo. Riega con agua baja en cloro y cal, la embotellada puede ser muy buena opción, mejor si realiza el riego por la mañana, las Tillandsias absorben el dióxido de carbono del aire por la noche en lugar de hacerlo durante el día. Si la planta está mojada, no podrá respirar, por tanto, a menos que se pueda secar rápidamente por la noche, es mejor planear los baños por la mañana. Un poco de fertilizante las mantendrá en perfectas condiciones y promoverá la floración y reproducción. El más apropiado es el indicado para Bromelias y Orquídeas. La fertilización debe hacerse con una cantidad mucho más baja que la indicada por el fabricante, por ello casi es mejor diluir la nueva dosis en abundante agua y alimentarla así dos veces al mes con una pequeña nebulización.
MANTENIMIENTO Es normal que algunas de las hojas inferiores de tus Tillandsias comiencen a secarse ya que la planta crece o se aclimata a un nuevo ambiente, esas hojas se pueden recortar suavemente justo al lado de la planta pero con cuidado porque muchas veces es el lugar donde los nuevos hijuelos de nuestras Tillandsias comenzarán a aparecer. Si las puntas de las hojas se han secado, se puede cortar la punta seca (intenta recortar en ángulo para dejar una forma puntiaguda de aspecto natural), y lo mismo se puede hacer con las raíces de la planta. No te preocupes por dañar las plantas durante el aseo, volverán a crecer.

Kokedamas

MANTENIMIENTO Debes colocar tu kokedama en una zona iluminada pero sin sol directo. Si el ambiente es seco vaporiza las hojas y el musgo con agua, además de este modo el musgo permanecerá más tiempo verde. Gira la kokedama sobre su eje para que todas las hojas reciban la misma cantidad de luz. Controla la aparición de hongos e insectos que puedan dañar a la planta para tratarlos a tiempo. En primavera el uso de abonos y fertilizantes junto al agua ayudarán a tu kokedama a seguir desarrollándose fuerte y sana. Aproximadamente en un año (en algunas variedades incluso antes) la plantita habrá crecido y la kokedama deberá renovar su sustrato además de agrandar el tamaño de la bola para que la planta siga creciendo. El riego depende mucho del lugar donde coloquemos nuestra kokedama, en líneas generales requieren riego una vez por semana.
Pero recuerda que la kokedama sufre más por el exceso de agua que por la falta de la misma. Sumergir la bola de musgo en un recipiente con agua templada. El agua debe tapar la bola de musgo pero no las hojas. Dejar dentro entre 10 y 15 minutos. Saldrán unas pequeñas burbujas del agua, es completamente normal, dejar la kokedama sumergida hasta que no salgan más. Retirar del recipiente y dejar caer el excedente de agua, no apretar al escurrir el agua para no dañar las raíces.